Rotomoldeo para los más pequeños


¿Alguna vez has pensado en los materiales con los que se elaboran los juegos de los parques infantiles? Se trata de un aspecto muy importante, no sólo meramente estético sino que incide directamente en la seguridad de los más pequeños.

El paso de los años ha influido en las estructuras y materiales utilizados en este ámbito. En un principio, el acero era el material por excelencia en los parques. Sin embargo, hoy en día los materiales blandos como el plástico han adquirido mayor relevancia.

En este sentido, el rotomoldeo se ha convertido en una de las tecnologías más utilizadas gracias a la seguridad que ofrecen respecto a otros materiales. Además, a ello se unen su funcionalidad y mayor durabilidad.

Seguridad

Cuando se trata de los más pequeños toda seguridad es poca y en Rotobasque lo sabemos. Por ello, cumplimos todas las medidas requeridas, teniendo en cuenta, a su vez, que las instalaciones tienen que estar divididas en diferentes grupos de edad.

  • En las superficies más elevadas debe haber barandillas y barreras de protección.
  • Cada estructura de soporte tiene que tener un máximo de dos columpios.
  • Los columpios deben tener entre sí una separación mínima de 60 cm (24 pulgadas) y con una separación de un mínimo de 76 cm (30 pulgadas) entre el columpio y la estructura de soporte.
  • No pueden quedar espacios donde se pueda quedar atrapada la cabeza o cualquier otra parte del cuerpo.
  • Las piezas tienen que ser estables y estar bien fijadas.

Además, es relevante que no haya objetos peligrosos tales como clavos o elementos con puntas o bordes afilados, que sobresalen de las instalaciones y puedan provocar cortes. Por ello, el material empleado durante el proceso es un polímero de baja densidad, el polietileno, un plástico de alta flexión, ideal para absorber impactos y así evitar que los niños y niñas puedan hacerse daño.

Rotomoldeo más pequeños img_

Características

Como hemos mencionado, estas piezas tienen una serie de características que les diferencian a las elaboradas con otros materiales:

  • Piezas más ligeras: perfecto para transportarlo fácilmente y su almacenaje.
  • Oportunidad de diseño y acabados: el diseño de las piezas permite encajarlas entre ellas. Además, permite variación en colores, diseños y jugabilidad, tan importantes en el mundo infantil.
  • Reducción de los costes de montaje: gracias a su ligereza, los costes de montaje son menores.

Estas son las principales ventajas de fabricar elementos para parques infantiles a través de la técnica del rotomoldeo:

  • Gran flexibilidad en el diseño de piezas como toboganes de diferentes medidas o inclinaciones.
  • Fabricación del producto en una sola pieza hueca sin necesidad de soldaduras. Un ejemplo de ello son los columpios de diferentes envergaduras para distintas edades.
  • Fabricación de piezas con insertos metálicos para, por ejemplo, insertar las cadenas de los columpios.
  • La inversión necesaria, que pasa por el gasto en los moldes y los utillajes de fabricación, es más reducida que en otras tecnologías.

En Rotobasque tenemos una amplia experiencia en el sector, trabajando en proyectos para parques infantiles fabricando todo tipo de piezas: toboganes, columpios, techos, vallas etc.

Si necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros y te asesoraremos.

¿Quieres conocer en profundidad qué posibilidades te ofrece el rotomoldeo?

Rotobasque ofrece soluciones globales en rotomoldeo con procesos flexibles idóneos para series cortas incorporando métodos innovadores y sostenibles. DESCARGA NUESTRO E-BOOK y descubre por qué el rotomoldeo es tan útil en tu sector.

iPad_E-book_big-1

Volver al blog
Rotobasque Newsletter

Descubre las últimas novedades del sector