Rotobasque, compromiso con la sostenibilidad y la economía circular


Los plásticos constituyen una familia de materiales versátiles, resistentes y flexibles, que permiten dar respuesta a importantes retos técnicos e industriales y mejorar la calidad de vida de millones de personas. Sin embargo, los residuos plásticos suponen un desafío de primer nivel para el medio ambiente, que exige una acción coordinada de gobiernos, instituciones, empresas y ciudadanos. Es imprescindible apostar por la economía circular del plástico para garantizar la sostenibilidad de una industria que genera empleo para más de 1,5 millones de personas en Europa y aporta más de 30.000 millones de euros a las finanzas públicas europeas, todo ello sin descuidar la protección del medio ambiente.

close-up-environment-sign-collection
En Rotobasque nos dedicamos a la transformación de plástico, el plástico es nuestra materia prima fundamental, y esta condición hace que para nosotros sea un imperativo el compromiso con las estrategias europeas que buscan reducir el impacto medioambiental de estos materiales y potenciar un uso responsable.

Tenemos muy presente la relevancia de la preservación del planeta y, en esta línea, la economía circular es uno de nuestros pilares estratégicos. Con el objetivo de alinear todos los esfuerzos y conseguir resultados que marquen la diferencia, nuestros Departamentos de Medioambiente y de Innovación trabajan de forma coordinada para desarrollar soluciones que permitan desplegar procesos de fabricación de calidad completamente respetuosos con el medio ambiente.

La preservación del planeta, nuestro ADN

El primer aspecto destacable en nuestra estrategia de preservación medioambiental es la propia naturaleza de nuestra actividad. Nos dedicamos a transformar plásticos por rotomoldeo, una de las tecnologías más sostenibles que existen en estos momentos debido a que emplea poliolefinas, polímeros 100% reciclables. 

Además, el volumen de plástico que empleamos en toneladas por año es muy reducido y no generamos residuos por arranques de máquina o procesos de limpieza. Por otro lado, fabricamos productos de una larga vida útil, un mínimo de 5 años, aunque en muchos casos puede superar los 20 años.

Asimismo, los residuos plásticos que generamos son materiales con muy baja degradación. Esta circunstancia es especialmente reseñable, ya que permite que tanto los residuos como las piezas en su fin de vida, conserven casi de manera íntegra sus propiedades tras el proceso de fabricación, por lo que, adecuadamente acondicionados, se pueden volver a utilizar con buenos resultados.

También cabe destacar que esta tecnología sustituye a otros procesos de fabricación con mayor huella de carbono, como la calderería de acero o la fibra de vidrio, los cuales son mucho más costosos tanto económica como medioambientalmente.

[Ebook gratuito]: El Rotomoldeo, una tecnología   cada vez más sostenible

Un paso por delante

Más allá de las características inherentes a nuestro proceso de moldeo rotacional, en Rotobasque buscamos dar un paso más allá para garantizar la economía circular en el plástico. En este sentido, trabajamos en el desarrollo de nuevas líneas de innovación que ya estamos aplicando en la actualidad, como, por ejemplo, el uso de materiales biodegradables que tengan una menor permanencia en los ecosistemas en caso de pérdida o de gestión incorrecta en el fin de vida del producto.

También impulsamos el tratamiento de los plásticos para garantizar su reincorporación a los ciclos productivos o el uso de plásticos recuperados de otras industrias.

Otra de nuestras líneas de acción es el reciclaje para otros mercados. Utilizamos técnicas químicas para obtener parafinas o combustibles con aquellos residuos que no pueden usarse en la economía circular y también desarrollamos soluciones de reciclaje mecánico para dotar a otras industrias de materiales post-industriales recuperados de alta calidad.

En la actualidad, nos encontramos en las primeras fases de un proyecto para desarrollar piezas con un alto porcentaje de materiales de economía circular, pero que no afecten a las propiedades finales de los productos que fabricamos y conserven todas las prestaciones mecánicas de durabilidad y estanqueidad. 

Uno de los principales esfuerzos del compromiso inequívoco de Rotobasque con la economía circular que marca la diferencia se centra en el uso continuo de materiales reciclables, que eviten la introducción de otros polímeros como el poliuretano, ya que este fenómeno afecta muy negativamente a la reciclabilidad de las piezas.

En definitiva, nuestro objetivo final es desarrollar productos respetuosos con el medio ambiente y poder prestar a los clientes un servicio integral, que garantice la correcta gestión del fin de vida de los productos que suministramos para impulsar el desarrollo tecnológico, garantizar la viabilidad de nuestra actividad, reducir la generación de residuos, combatir la contaminación y cuidar de nuestro planeta.

El Rotomoldeo: una tecnología cada vez más sostenible

Descubre la apuesta del rotomoldeo por los materiales reciclables para reducir el impacto medioambiental y cómo esta tecnología impulsa el reciclado y la reutilización de los plásticos.

smartmockups_l2pvbpmc

Volver al blog
Rotobasque Newsletter

Descubre las últimas novedades del sector