Larga vida a las piezas de rotomoldeo: hasta más de 20 años


Hay muchos factores que tener en cuenta a la hora de fabricar cualquier producto. Y algunos de ellos están estrechamente relacionados. Por ejemplo, el material con el que se produzcan puede determinar su resistencia o durabilidad. En el caso de la tecnología del rotomoldeo, se utiliza el plástico como materia prima para fabricar una gran variedad de soluciones

La vida útil de las piezas fabricadas por moldeo rotacional es muy elevada y superior a la mayor parte de los productos plásticos convencionales. La vida media de una pieza rotomoldeada excede los 20 años. Que sea más o menos larga dependerá de varias circunstancias, como por ejemplo el estrés mecánico que soporte, la exposición a la intemperie, el contacto con agentes químicos o la temperatura de trabajo. 

Diseño sin título (1)

Pese a todo, son mucho más resistentes que las fabricadas con otras tecnologías, debido a que la materia prima, el polietileno, presenta una gran capacidad de aguante ante los impactos, a la corrosión y a la suciedad.  

Materiales especialmente preparados para una larga vida

Los materiales usados en el proceso de fabricación del moldeo rotacional están especialmente preparados para estas aplicaciones, y contienen aditivos que mejoran notablemente las cualidades del polietileno para obtener un mejor rendimiento de la pieza.

La preparación de los materiales varía en función de la aplicación a la que se va a destinar. Por ejemplo, las temperaturas que vayan a soportar, las mejoras estéticas, o el uso de materiales reciclados o biodegradables

Como ejemplo: no es lo mismo un elemento de protección de maquinaria o una señalización vial -que corren el riesgo de dañarse por impactos- , que una luminaria usada como elemento decorativo y que no esté tan expuesta a posibles golpes.

Diseños robustos y ecodiseño

El material no es el único factor que afecta positivamente a la durabilidad de las piezas.  Las piezas están desarrolladas con diseños muy robustos, empleando las geometrías y soluciones más adecuadas en cada caso para garantizar un producto resistente y duradero que cumplan las especificaciones del cliente. 

Otro de las claves del rotomoldeo es el ecodiseño, que reduce el consumo de materias primas y genera muchos menos residuos y materiales de deshecho minimizando la huella de carbono. El impacto de las piezas rotomoldeadas también es económico, ya que permiten ahorrar costes, al necesitar menos reparaciones y presentar una menor tasa de reposición por daños, desgaste o rotura.

Nuevos materiales y estrategias de diseño

También se están introduciendo nuevos materiales avanzados, y desarrollando procesos de reparación y recuperación de piezas dañadas. Por último, cabe subrayar las nuevas estrategias de diseño que tienen como objetivo evitar fallos y puntos débiles, trabajando con sistemas de simulación. 

Hablamos por tanto de la mejora continua de un material, el plástico, que puede presumir de una gran versatilidad, durabilidad y facilidad de procesado.  Y que, por si fuera poco, presenta unas excelentes propiedades estéticas a un coste muy reducido, tanto económico como medioambiental: gestionados de una manera correcta, pueden ser utilizados muchas veces. De ahí que cada vez sean más las soluciones de otras tecnologías que se adaptan al moldeo rotacional. 

¿Quieres conocer en profundidad qué posibilidades te ofrece el rotomoldeo?

Rotobasque ofrece soluciones globales en rotomoldeo con procesos flexibles idóneos para series cortas incorporando métodos innovadores y sostenibles. DESCARGA NUESTRO E-BOOK y descubre por qué el rotomoldeo es tan útil en tu sector.

iPad_E-book_big-1

Volver al blog
Rotobasque Newsletter

Descubre las últimas novedades del sector