La industria del plástico, ante el reto de contribuir a la economía circular


El aprovechamiento de los recursos es una de las iniciativas clave planteadas en la estrategia Europa 2020 respaldadas tanto por el Parlamento Europeo como por el Consejo Europeo.

En la actualidad nos encontramos en una coyuntura de escasez de recursos y fluctuación de los costes de materias primas, algo que afecta especialmente al sector industrial. La economía actual de “producir, usar y tirar” no es sostenible en ningún caso. Los recursos del planeta no son ilimitados, por lo que se hace imprescindible virar hacia una economía eficiente en el uso de los recursos, sostenible, y que garantice la seguridad del suministro de las materias primas esenciales.

El caso de los plásticos no es una excepción. Según la Plataforma para Acelerar la Economía Circular, “para 2050, se espera que la producción de plástico represente el 20% del consumo total de petróleo y el 15% del presupuesto mundial de carbono”.

Aunque el plástico aporta importantes beneficios, gran parte se desecha después de un solo uso. El 26% del mercado total de plásticos está formado por envases y solamente el 14% de estos residuos se recogen para su reciclaje. En consecuencia, un tercio de todos los residuos de envases de plástico se filtra al medio ambiente. Que el Parlamento Europeo vaya a prohibir los plásticos de un solo uso para 2021 cobra, al hilo de estos datos, más sentido que nunca.

economia circular-1

Pilar estratégico

Así, la economía circular es una de las bases de apoyo más importantes para afianzar un futuro en el que se aseguren mayores márgenes de sostenibilidad ambiental, el suministro de productos esenciales y un progreso en la industrialización.

Para 2030, la economía circular será capaz de:

  • Generar un incremento adicional del PIB europeo de un 0,5%
  • Incorporar 700.000 nuevos puestos de trabajo al mercado europeo.

La economía circular será, sin duda, uno de los pilares de la estrategia industrial de la UE durante los próximos años, con un gran protagonismo de la transformación digital y el control de la cadena de valor a través del ciclo de vida de los productos.

Compromiso con la transición

En Rotobasque empleamos el polietileno para la producción de piezas de plástico a través del rotomoldeo. El polietileno es un polímero 100% reciclable que permite, entre otros aspectos, obtener acabados estéticos de calidad y reducir los costes de fabricación incluso en series cortas. Produciendo piezas duraderas y con menor huella de carbono con la consiguiente reducción del impacto medioambiental.

Es solo un pequeño ejemplo de nuestro compromiso con la transición hacia la economía circular y a su vez una muestra de confianza plena en un modo de hacer que contribuya a la reactivación a través del modelo marcado por la economía europea. 

En Rotobasque incorporamos procesos innovadores y de calidad respetuosos con el medio ambiente.

Ponte en contacto con nosotros. Te ofrecemos un servicio integral para que puedas hacer realidad tu proyecto.  

¿Quieres conocer en profundidad qué posibilidades te ofrece el rotomoldeo?

Rotobasque ofrece soluciones globales en rotomoldeo con procesos flexibles idóneos para series cortas incorporando métodos innovadores y sostenibles. DESCARGA NUESTRO E-BOOK y descubre por qué el rotomoldeo es tan útil en tu sector.

iPad_E-book_big-1

Volver al blog
Rotobasque Newsletter

Descubre las últimas novedades del sector